jueves, 23 de marzo de 2017

Inciso o)







Lo posible es visible en el espacio
Lo imposible sólo es posible verlo en el tiempo



miércoles, 22 de marzo de 2017

Ahí


(La respuesta es no,  obra de Kay Sage, 1958)




Busco muy adentro
Ahí donde debiera tener el alma
Y no encuentro
Ni rastros de ella ni de nada, excepto
La sola presencia de tu ausencia
Tu nítida presencia de vacío incierto
Que, no obstante, ostento
En el exacto centro desierto
Ahí donde debiera tener el alma



sábado, 18 de marzo de 2017

Haikus sueltos (y no tanto)





La luz divaga
Entre los intersticios
Del crepúsculo



Me suena azul
La música del aire
A medianoche






Surca el cielo
Una estrella fugaz
Busca su lugar



Vuela la noche
A los brazos del día
Enamorada


Pinta el aire
Un nuevo amanecer
Huyen las sombras






jueves, 16 de marzo de 2017

Dejo constancia (6)


(Imagen de Erik Johansson)




La voz es el espejo
Donde un poeta refleja su mueca
La nítida superficie de sí mismo
En la que vuelca
Su lenguaje de palabras con ojos
Es decir, su poema



sábado, 11 de marzo de 2017

Genji (3)



(Obra de Uehara Konen)




Genji añora a su amada
No logra asir las esquivas alas del sueño que revolotea
Sobre su ausencia entre las sábanas 
Voces de agua murmuran entre los árboles del bosque
Afuera, echado en la noche
Jadeando inmóvil, como una fiera extenuada
Mientras la incesante cascada
Lame como una lengua de luz la oscuridad de su alma
Genji escribe un poema que el rumor del agua le dicta
Para su amada 



(Obra de Yokoyana Taikan)




jueves, 9 de marzo de 2017

Sonetus interruptus


(M.C. Escher – Bond Of Union, 1956)





Al fin puedo sentir que estoy enamorado
Y, por ende, ante un trascendental dilema
Que de ningún modo sería un problema…
Sino fuera porque aún no sé quién es ella




domingo, 5 de marzo de 2017

Anoche


(Fotografía de Hiroshi Sugimoto)



Callo mi silencio
Veo con voz ciega
Nada hay que quede lejos o cerca
Mucho menos afuera
La noche se saca la venda
Y, en espejo
Se ve de seda


Mis gatos encienden sus ojos
Entre las calas
Detrás de las azaleas
El vino me manosea el alma
Alguna que otra oculta pena
Al tiempo que mi mano garabatea
Versos dispersos que no serán poema


Sombras en el aire
Flamean como negras banderas
Sobre esa pátina de oscuridad sin estrellas
Que se derrama del cielo
A veces pasa que las palabras huyen
Sin saber decir lo que veo



jueves, 2 de marzo de 2017

La voz como espejo





Un poeta debe encontrar su voz 
Como un trompetista su propio sonido 
Hurgando en su instrumento 
Manoseando la melodía 
Extrayéndole el espíritu, insisto 
Dándole forma e identidad a su sonido 


Un poeta debe encontrar su voz
No solamente dominar el lenguaje
La métrica, la rima y el ritmo
Sino lograr que su voz sea
Y que a la vez suene como uno
Y a ninguno parecido


Un poeta debe encontrar su voz
Parafraseando a Rimbaud en ‘Mala Sangre’, diría
¡Qué siglo de voces!
¿Alguna vez encontraré la mía?
Las hay dulces, toscas, lánguidas
Voces aladas, acuosas, líricas
Mi nítida voz de formas invisibles ¿dónde estás?
Espejo en el que quiero que resuene
Lo que sea que yo escriba


Bolsa de Gatos 261/270




270. Jorge Amado le dedicó a su hijo Joao la fábula “El Gato Manchado y la Golondrina Sinhá", en cuya reseña de contratapa dice más o menos así: “De una época en la que los animales hablaban, los sastres se casaban con princesas, las cigüeñas traían a los bebés en sus picos y los sapos eran doctores en Filosofía nos llega esta historia que el Viento le contó a la Mañana, trastocándola de tal forma que ya no pudo llegar puntual a la cita que diariamente tenía con el Tiempo, provocando atrasos en los relojes y molestias a los gallos, al sol y a la noche. Una historia sobre el controvertido romance entre un gato egoísta y huraño, Manchado, y la bella y alocada golondrina Sinhá, un amor insólito entre dos criaturas tan disímiles que a medida que se fortalece va tomando un cariz trágico porque se topa con una evidencia que de tan natural resulta cruel: las golondrinas no se casan con los gatos”.  




269. El poeta Juan L. Ortiz le revela su panteísmo poético a la periodista y escritora Alicia Dujovne en un párrafo de una carta: “El perro nos ayuda a salvar el abismo que existe en la comunicación humana y el gato nos comunica con las estrellas. Son dos formas de comunicación, una horizontal y otra vertical, y esto no es para nada arbitrario, porque ahora científicos franceses y rusos acaban de detectar en la pelambre del gato radiaciones de Mira, una estrella que forma parte de una de las últimas constelaciones descubiertas, y se sabe además que, por su poder de visión, los gatos perciben el neutrino, la antimateria, y que no ven colores sino torbellinos de radiaciones de estrellas. De ahí el éxtasis hipnótico que los sobrecoge en medio de la noche, sentados inmóviles un largo rato sobre un muro o en la rama de un árbol admirando el cielo".  




268. Desde chico Andrew Lloyd Webber soñó escribir un musical protagonizado por gatos. En los poemas de otro enamorado de los gatos, T. S. Eliot, encontró la inspiración para componer las canciones de “Cats”, cuya historia transcurre en el basural de una ciudad durante la noche en la que una tribu de gatos deberá elegir al que va a renacer a una nueva vida como líder de todas las camadas.  




267. “Cuando murió papá, mi madre dijo que debíamos castrar a Ágata, la gata que papá me regaló cuando yo era pequeña. Aún hoy me parece escucharlo cantar: "Ágata, mi gata, qué bonitas patas…" Papá amaba a los gatos, siempre tuvimos gatos en casa, y nos quedábamos con las crías durante dos o tres meses hasta poder entregarlas en adopción. Muchas personas querían tener una de las crías que entregaba papá. También de esa manera me enseñó a amar a los gatos. Pero mi madre tenía razón. ¿Qué íbamos a hacer nosotras con las crías? No las querrían tan fácilmente si no las entregaba papá. Por eso mi madre hizo que de inmediato castraran a mi gata”. (Declaraciones de Catherine Camus, hija de Albert Camus, entrevistada el 19 de noviembre de 2009 por Agathe Logeart en Le Nouvel Observateur)




266. “My Wife’s Lovers” fue pintada en 1893 por el artista australiano Carl Kahler, un especialista en la pintura de gatos de todas las razas. En 1891 una millonaria de California, Kate Birdsall Johnson, contrató a Kahler para que retratara a los 350 gatos con los que convivía en su residencia de Sonoma. Durante los dos años siguientes el artista realizó retratos oficiales de cada gato y al concluir le sugirió a la dueña de casa y promotora de la obra que eligiera a los que podrían protagonizar una gran pintura, con la promesa de pintarlos respetando sus atributos, expresiones y posturas más distintivas. En noviembre de 2015 la obra fue vendida en Sotheby's a un comprador privado en 826.000 dólares. 




265. Michael Jackson adoraba a los gatos, no solamente los amaba sino que les reconocía un carácter divino, como en el Antiguo Egipto, donde eran venerados como deidades protectoras del hogar, la familia y la fertilidad. De ahí que pese a la fascinación que le causaban todos los animales, tanto que hasta tenía un zoológico privado con jirafas, camellos, elefantes, hipopótamos, rinocerontes y hasta leones en su residencia de Neverland, Michael sólo se sentía seguro y protegido con sus gatos en casa.  




264. “Los gatos siempre saben lo que quieren y a quien querer" dijo Jan Puerta, y a esta fotografía la llamó: “El hombre que le daba de comer a los gatos”) 




263. Louis-Ghislain Cattiaux fue un pintor y poeta francés que abandonó completamente ambas disciplinas artísticas para dedicarse a la creación de una serie de mandalas y la escritura de “El Mensaje Reencontrado”, tratado esotérico cuyo epígrafe inicial reza: ¿Por dónde empezar? Difícil tesitura la de mi fe. Comencemos por mi gato, citado por Carlos del Tilo, seudónimo de Charles van der Linden d´Hooghvorst, en la presentación que hizo de mi obra en la Sorbona: “Al gato compañero de Cattiaux y su mujer Pupinet lo llamaban ‘Mi pequeño Jesús’, porque cuando un gato maúlla dice MIAOU, lo que es todo un mantra. Nótese que si se ladea o se pone de costado la letra M, tenemos una E y, por lo tanto, todas vocales. Y eso lo consideraban divino”. 




262. Joan Schenkar, biógrafa de Patricia Highsmith, asegura en su libro que “ella prefería las mujeres a los hombres y los gatos a las mujeres”.




261. Stanley Kubrick amaba a los gatos, siempre tenía varios y solía llevarlos al set o a su sala de edición, los cuidaba con la misma obsesiva dedicación con la que trataba cada fotograma de sus películas, a tal punto que dejaba ayudamemorias por todos lados en su casa, en las puertas de las heladeras, en las ventanas, en los espejos, para que su hija o el personal doméstico o de jardinería los atendiera en su ausencia, como debían. Su chofer durante años y quien llegó a ser uno de sus más íntimos amigos, Emilio D’Alessandro, dice en el documental sobre la vida y obra del artista, ‘A Life in Pictures’: “Si él estaba en rodaje y le ocurría algo a uno de sus gatos debían llamar, cualquiera fuera la hora, a su veterinario, quien, por contrato, como lo escuchas, Kubrick le había hecho firmar un contrato, se había comprometido a ir de inmediato a su casa, atender al minino (o los mininos que lo requirieran) y quedarse hasta que al menos mostrara alguna mejoría o estuviera ya estabilizado y fuera de peligro. Sus gatos dormían en ambientes climatizados a 24º y había que darles agua Evian y llevarlos al pasto para que se purgaran por las mañanas. ¿Que si amaba a sus gatos? La mayoría murió a una edad entre los 20 y los 22 años, que son edades muy difíciles de alcanzar para los gatos”. 


martes, 28 de febrero de 2017

El mañana nunca deja de volverse ayer


(Man Ray - Ostrich Egg – 1944)



El mañana nunca deja de volverse ayer
Y es entonces cuando todo se reanuda otra vez

El mañana nunca deja de volverse ayer
Lo real se mira siempre en el espejo de lo que soñé

El mañana nunca deja de volverse ayer
Imposible es desconocer lo que es posible no ver

Lo perdido debe andar por ahí, sin saber adónde ir
De modo que sólo queda reencontrarlo

El mañana nunca deja de volverse ayer
Otra prueba de que antes viene después



sábado, 25 de febrero de 2017

?





Alguna vez debería decirme
Pero eso será cuando logre encontrarme
Que tal vez lo mejor sea callarme
Puesto que de nada sirve ya escucharme
Mucho menos intentar entenderme
Si ni siquiera puedo creerme
Además tampoco sabría dónde buscarme
Entonces para qué explicarme 


domingo, 19 de febrero de 2017

Tres deseos


(Como no encuentro con qué ilustrar mi poema ilustro con el poema de Octavio Paz que me lo disparó) 



Tener un árbol
Subirme por las noches
Y entre sus más altas ramas aullarle a la luna
Plantar un libro
Regarlo todos los días
Hasta que le broten palabras que sean
Como hoy no es ninguna
Escribir un hijo
Incluso detrás de las orejas
Entre los dedos de los pies
Y en cada pliegue o resquicio 
Escribir donde pueda
Apenas un mensaje donde nítidamente se lea:
"El imposible es un hecho que aún no ha ocurrido."



sábado, 18 de febrero de 2017

Naif





No existe tal cosa como nunca
Ni hay nada más cierto que siempre
Porque nunca sería como aceptar
Una instancia de imposibilidad
Un lugar al que no se puede llegar
Mientras que siempre es ese instante
Parte del tiempo y de tu decisión
En el que todo puede cambiar…



jueves, 16 de febrero de 2017

Poema tardío para Spinetta (Yo sabía que por estos días tenía algo para decir)





Veo cada vez con otros ojos
Nunca los mismos
A vos también te debo hacerme ver 
Que nada nunca fue ni será lo mismo
Recuerdo que una vez te escuché tocar
O veía tu música, no sé bien
Las nubes resbalaban en cascada sobre el bosque
Las formas invisibles de tu música se envolvían en el aire
Como la madreselva en la inalcanzable altura de los árboles
Tus canciones abrieron en mi memoria para siempre un pasaje
Por el que todavía me adentro
En ciertos lugares de tiempos inciertos
Pero extraño tu luz, Luis Alberto 


lunes, 13 de febrero de 2017

Inconclusión


(Fotograma del film Emak Bakia, dirigido por Man Ray) 



Me pasó que desperté
Musitando que los sueños están hechos de ayer
Y vacíos de mañana
Y que nada es finalmente como lo ves
¿Quién puede asegurar que algo es
Cuando todo constantemente cambia?
Sería una inconclusión
Como olvidar lo que no sabés
Como si antes viniera después
Como soñar que desperté
¿Quién puede asegurar que algo es
Cuando todo constantemente cambia?


martes, 7 de febrero de 2017

Moebius


(Moebius Birds, obra de Maurits Cornelis Escher)





El mañana no viene
Inmóvil como el horizonte
Ni siquiera se acerca
Entretanto el ayer regresa
Igual que las flores en primavera
Apenas el presente se sucede
E imperceptiblemente se mueve
Y se aleja, como la marea
Llevándose tus pasos perdidos
Sobre la arena
De la eterna ribera del Tiempo
Que ahora mismo converge
En su devenir constante
¿Acaso no ves que no hay nada
Entre cada instante?
Nada excepto desiertos
Y océanos de eternidad, distantes
Todo no es más que una mera dilatación
Del ayer que no tiene adonde ir
Y una contracción del porvenir
Que sólo puede confluir en este presente
Sucesivo, incesante
Que no hace más que reanudarse
Continua y simultáneamente
Mientras el después viene antes...



miércoles, 1 de febrero de 2017

Casi haikus





Ojo de nácar
Como nocturno vigía 
Entre las ramas


Luna seminal
En ese mar de silencio
Que es la noche


Una isla de luz
Que en el azul del cielo
Flota perdida





Bolsa de Gatos 251/260




260. Veinte años sin el Gordo Soriano, ese buen escritor, gran tipo y devoto amante de los gatos. Alguna vez me enseñó que debía darles aceitunas a mis gatos, para que no perdieran tanto pelo y para que su pelaje sea sedoso. El Gordo vivía de noche y dormía de día, sabía mucho de policial negro, de fútbol y de gatos. (CP) 




259. "Mi memoria es una herida en carne viva / En la que los hechos pasados se niegan a dejarse ver / En el presente / Aunque si se los fuerza, sangran / Y, como mi gata / Esconde a sus crías ensangrentadas…” (René Char) 




258.  Pierre Loti, novelista y oficial de la Marina Francesa, amaba tanto a los gatos que se negaba a navegar, por dos motivos que a nadie ocultaba, si a bordo no había varios: primero porque debían ocuparse de los ratas que pululaban en las bodegas y segundo porque los necesitaba como talismanes de buena fortuna. Así decía en uno de sus prólogos: “Las dos gatas de las que les contaré sus historias están en mi recuerdo asociadas a momentos felices de mi vida. Deberán disculpar que a todas les haya puesto “Moumoutte” y "Mimi" a sus crías. Reconozco que no he demostrado mucha imaginación en lo que a bautizar a mis gatas se refiere, pero sinceramente pienso que no existen nombres más apropiados, nombres más “gatunos”, por así decirlo, de modo que comenzaré contándoles sobre las dos pequeñas heroínas de este relato: Moumoutte Blanca y Moumoutte China…” 




257. “En realidad, escribo mucho porque mi gata se adormece en mi regazo y ronronea de tal manera que no puedo levantarme e incomodar su sueño, lo que me conecta y me relaja, mucho más que mi marido, por cierto, para que pueda concentrarme y escribir”. (Joyce Carol Oates con su gata Chérie) 




256. François-Augustin de Paradis de Moncrif (1687-1770) fue un escritor y poeta criado en Francia pero de origen inglés, autor del primer libro dedicado íntegramente a los gatos, “Les Chats”, publicado en 1727 por Quillau, dividido en once capítulos y con 204 páginas en las que queda claro que Moncrif sentía verdadera devoción por los gatos. Un fragmento del prólogo dice así: “No contaré aquí todos los vicios y ridiculeces de las que se ha acusado a los gatos. Pero deberían saber que algún día sus virtudes serán por todos reconocidas. No puede ser que en una nación brillante como la nuestra el terror le gane a la razonabilidad y que no advirtamos que los gatos son amigables, muy buenos compañeros, compinches admirables, seres sensibles y llenos de gracia.” 




255. José Luis Loría Méndez pinta rodeado de sus gatos en su estudio de Mérida. Es famosa su colección de gran formato para la que realizó un relevamiento de cincuenta razas de gatos y que presentara en 2014 en la Galería Tataya, propiedad de François Valcke, reconocido curador del Museo de Arte Contemporáneo de Yucatán, y que luego itinerara por Pekín y otras grandes ciudades del mundo con el auspicio de la Fundación Cultural Macay. 




254. “…y fue en ese preciso instante cuando apareció de la nada, saltó de un brinco a mi lado y me asustó, no lo esperaba, o quizás sí, pero no de esa forma. Lo primero que hizo fue mirarme fijamente, jamás vi unos ojos tan hermosos y profundos y su mirada me hipnotizó, lo saludé dubitativa y le dije que no era mi mejor día, pero no le importó en absoluto, se acomodó para dormir sobre mi falda con total confianza y naturalidad. Por momentos giraba la cabeza y me miraba fijamente, y pude entender todo lo que me decía, luego se estiraba y nuevamente se dormía, mientras yo experimentaba una gran placidez, otra vez se despertaba y apoyaba su patita justo en mi corazón, que latía en sincronía con el suyo...” (Fragmento de Encuentro con El Ángel Lito, publicado por Adriana Alba en su blog descubriendonuestrointerior.blogspot.com.ar e ilustrado con una pintura naif de la artista canadiense Tascha. 




253. Bella es una gata ciega a la que Howard Stern y su mujer Beth Ostrosky no pudieron encontrarle un hogar a través de la fundación protectora de gatos que ellos patrocinan, por lo que Howard decidió adoptarla como su “gata personal”, un status levemente superior por sobre la docena de gatos que el matrimonio Stern tiene en su casa. 




252. Beth Ostrosky hizo de su esposo, Howard Stern, un militante de la causa por la protección de los gatos y juntos crearon una Fundación con una amplia red de voluntarios y subscriptores en Estados Unidos y Canadá, con la que se ocupan de darles albergue, entregarlos en adopción, curarlos o lo que sea que necesiten para vivir una vida digna como merecen.




251. “El hombre me metió en la jaula. Se estaba bien pese al olor a desinfectante. Me paseé alrededor con cautela. Mi madre me había enseñado que lo primero era  investigar cualquier lugar extraño antes de acomodarme. Había una rama de árbol, así es que saqué mis uñas para demostrar que ya me sentía como en casa. Al encaramarme por la rama pude ver más allá sobre un pequeño cerco. Árboles y arbustos colmaban el terreno. Un magnífico gato siamés apareció. Era fantástico, largo y delgado, y tenía la más negra de las colas. Mientras atravesaba lentamente el terreno iba entonando una melodía romántica. Lo escuché extasiada. Mi corazón latía fuertemente y tuve una sensación de lo más extraña. Se me escapó un suspiro mientras lo veía alejarse. Me quedé sentada en lo más alto de la rama por un rato. Mi cola se movía espasmódicamente y las piernas me temblaban tanto de la emoción que apenas podían sostenerme. ¡Qué gato más formidable! Podía imaginarlo llenando de gracia un templo del lejano Siam, rodeado de sacerdotes de túnicas amarillas reverenciándolo mientras dormitaba al sol. Mi cabeza era un torbellino. Despacio, temblando, bajé por la rama y me eché a añorarlo. Esa noche me dormí inquieta. Su bello rostro negro y su larga cola se apoderaron de mi sueño…' (Fragmento de “Mi Vida con El Lama" de Lobsang Rampa)


sábado, 28 de enero de 2017

La verdad


(Obra de José Manuel Ballester) 




Si algo cambia es la verdad
Creo en un Tiempo sin horas
Sin principio ni final
No necesito que vean mis ojos
Lo que acepto como real
Tengo fe en la duda
Creo fervientemente en dudar
Más nítidamente siento
Si algo no es del todo cierto
Es la verdad


lunes, 23 de enero de 2017

El espacio consiste en tiempo






Nada abarca ni cabe en nada
Todo desborda los límites de mi mirada
La cala plena es la cala marchita 
El espacio consiste en tiempo


El mañana se contrae
El ayer se expande
El presente sucede
Finito pero ilimitado
Es decir que prevalece
Incesante


La verdad excede los hechos
Vive a la sombra del silencio
Y yo aquí, en medio de este instante
El espacio consiste en tiempo







(Obras de Robert Mapplethorpe)



viernes, 20 de enero de 2017

Las palabras (3)


(Fotografía de Erwin Blumenfeld)




Las palabras se desnudan
Dejan caer lentamente
Las vocales y las consonantes
Los acentos, si es que los tienen
Sus significados cambiantes
Los puntos, comas y diéresis
Sus respectivos sonidos e ideales
Hasta revelarse tal cuales son
Luciendo, todas sin excepción
La misma desierta piel de silencio



viernes, 13 de enero de 2017

Surreal


(Joseph Cornell por Duane Michals)



Lo real es que la sombra
Persigue al cuerpo
Como irreal sería que un cuerpo
No tuviera sombra
Pero qué fue cuando vi
Que mi sombra prescindía
Se escapaba de mí
Mientras mi cuerpo corría detrás
Sin poderla alcanzar?


jueves, 12 de enero de 2017

Un poema que termina recién empieza





Un poema está muerto cuando llega a su final
Y no tienen ya más nada para decir sus versos
Cuando no se hizo realidad el precepto
“Un poema que termina recién empieza”
Porque en el lector (al menos por un tiempo)
Debiera seguir viviendo
Es entonces cuando uno debe asumirlo
El poema debe ser quemado
Porque se ha malogrado o, como en este caso
Ha fallado en el intento